Didáctica magna by cleonrgz

Didáctica magna
Capítulo II. El fin del hombre está fuera de esta vida
Durante la creación, Dios formó al hombre con sus propios dedos un cuerpo y le inspiró un alma de Sí mismo destino a un fin superior al de todas las criaturas.
Pero por su misma condición Vivimos aquí una vida triple: vegetativa, animal e intelectiva o espiritual, la primera de las cuales jamás se manifiesta fuera del cuerpo; la segunda se dirige a los objetos por las operaciones de los sentidos y movimientos; la tercera puede existir separadamente, como ocurre en los Ángeles.
Todas las cosas que hacemos y padecemos en esta vida demuestran que en ella no se consigue nuestro último fin, sino que todas ellas tienden más allá, como nosotros mismos. Cuanto somos, obramos, pensamos, hablamos, ideamos, adquirimos y poseemos no es sino una determinada gradación, en la que, lanzados más y más allá, alcanzamos siempre grados superiores, sin que jamás lleguemos al supremo
Con el transcurso del tiempo se manifiesta el sentido interno cuando se da cuenta de que ve, oye y siente. Más tarde ejercita su entendimiento, advirtiendo las diferencias de las cosas; finalmente, la voluntad asume su función de directora, aplicándose a ciertos objetos y apartándose de otros.
Triple hemos dicho que es la vida de cada uno de nosotros, y triple es también la mansión de
esta misma vida: el útero materno, la Tierra y el Cielo. Del primero se va a la segunda por el nacimiento; de la segunda a la tercera por la muerte y la resurrección; de la tercera no se sale jamás por toda la eternidad. En el primero recibimos la vida solamente con el movimiento inicial y el sentido; en la segunda, la vida, el movimiento, el sentido con las primicias del entendimiento; en la tercera, la plenitud absoluta de todas las cosas.
La vida primera de las mencionadas es preparatoria de la segunda; la segunda lo es de la tercera, ésta existe por sí misma, sin tener fin. El tránsito de la primera a la segunda y de la segunda a la tercera es angustioso y con dolor; en una y otra hay que abandonar despojos o envolturas (allí las secundinas, aquí el cadáver mismo), como el pollo nace rompiendo el cascarón. Finalmente, la primera y segunda mansión son a modo de laboratorios en los que se prepara el cuerpo para su ejercicio en la vida siguiente, en la primera, y el alma racional en la segunda, disponiéndola para la vida sempiterna. La tercera estancia lleva en sí misma la perfección y el goce de las otras.
Create an account

Use this art for a:

Longform Book (multi-chapter)

Picture Book (multi-page)

Poem (single image)

Create an account to get started. It’s free!

Sign up

or sign in with email below