This is a private story and was not reviewed by Storybird moderators.
EVA ARREBOLA GUTIÉRREZ
UN CASO DE DISCRIMINACION
Dino y Oso eran muy buenos amigos y al salir del colegio quedaron en jugar en la plaza al fútbol a las cuatro de la tarde. Cuando llegaron los dos empezaron a jugar solos para pasarselo bien.
Más tarde se incorporaron Pepito y Juanito para seguir con la diversión. Habían jugado durante dos horas y ya estaban muy cansados, así que decidieron irse para su casa.
Dino, al llegar a su casa, se encontraba muy cansado y avisó a su madre que se iba a dormir un poco después de tomar su merienda con su hermano y su prima.
Al día siguiente Leoncito el buenecito se enteró que jugaron el día anterior y no lo habían llamado. Entonces le preguntó a los demás que por qué.
Nadie le hablaba, menos Fran el monstruo, Leoncito el buenecito se sentía fatal después de lo que ocurrió. Fran no se separaba de él, y le preguntó que si quería ser su amigo. El león no dudó en decirle que sí. Sus antiguos amigos al enterarse también ignoraban al monstruo.
Griso sabía que lo estaban pasando mal y lo que sucedía no le pareció nada bien. Habló con Dino, Oso, Pepito y Juanito y ellos entraron no entraron en razón, con lo cual Griso les dijo que no iba a estar con ellos hasta que lo arreglaran con los dos.
Griso se dirigió a Fran y Leoncito para intentar que lo perdonasen y para contarle todo a ellos. Los dos amigos le contestaron que si lo perdonaban y que no pasaba nada.
Paco Pingu era el primo de Leoncito y también lo discriminaban. Estaba siempre super triste sin nadie a su lado, hasta que un día su primo le dijo que querían que se fuese con él y sus amigos. Paco Pingu aceptó sin pensarlo.
Mientras tanto, Leoncito el buenecito fue a hablar con Eva, la hija del dueño del zoo donde vivía. Eva le aconsejó que no se pusiera demasiado triste y que ella misma iba a dialogar con los demás.
Al día siguiente Dino, Oso, Pepito y Juanito fueron a disculparse. Le contaron que les daban miedo por ser un león, un oso y dos mostruos. Leoncito, Oso y Fran les advirtieron que no tuvieran miedo porque no les iban a hacer daño y después le presentaron a Paco. ¡Por fin fueron felices y aprendieron una moraleja, las apariencias engañan!

Add your comment

Sign into Storybird to post a comment.

Create an account

Create an account to get started. It’s free!

Sign up

or sign in with email below